La plataforma profesional
sobre las enfermedades
periodontales y periimplantarias

Una iniciativa de
Perio·Aid
Inicio > Noticias > Enfermedad periodontal en fumador pasivo

Enfermedad periodontal en fumador pasivo

Desde 1970, la exposición al humo del tabaco ambiental o «humo de segunda mano», que es como se conoce al humo inhalado por los no fumadores, se ha considerado fuente de mortalidad, morbilidad y discapacidad en Europa.

Se estima que 79.300 adultos, de los cuales 19.200 eran no fumadores, murieron en la Unión Europea en 2002 debido a la exposición al humo del tabaco en el hogar (72.000) y en su lugar de trabajo (7.300)1.

Por suerte, con la entrada en vigor de las leyes antitabaco aprobadas en los últimos años, en Europa se ha conseguido reducir en un 46% la exposición de los no fumadores al humo de los cigarrillos, porcentaje que aumenta hasta un 70% en el caso de España2.

Debe tenerse en cuenta que el fumador sólo aspira el 15% del humo del cigarrillo que fuma, mientras que el 85% restante lo expulsa y expone a las personas que lo rodean.

En el humo del tabaco ambiental, las concentraciones de algunas sustancias tóxicas son mayores que en el humo inhalado por el fumador (por ejemplo, 3 veces más nicotina y alquitrán y 5 veces más monóxido de carbono).

El tabaquismo pasivo, o tabaquismo involuntario, es particularmente peligroso en niños y adolescentes, siendo causa de múltiples enfermedades respiratorias infantiles y de patologías cardíacas de gravedad. Así mismo, en la cavidad oral, aumenta el riesgo de melanosis gingival, caries y de enfermedad periodontal.

En el ámbito científico, son varias las investigaciones que relacionan el humo del tabaco ambiental con la prevalencia y la gravedad de la melanosis gingival3,4, así como con la presencia de caries5,6, tanto en dentición temporal como permanente.

Respecto a la enfermedad periodontal, diversos estudios destacan el riesgo aumentado en los fumadores pasivos en comparación con la población no expuesta al humo del tabaco ambiental.

El humo del cigarrillo, con sus más de 4.000 sustancias químicas —algunas irritantes y otras cancerígenas—, daña directamente las células epiteliales orales e induce la síntesis y la liberación de mediadores inflamatorios que pueden causar hiperplasia gingival, recesión gingival y pérdida de inserción clínica7,8.

En el 2001, el American Journal of Public Health se hacía eco de una evidencia. Entre las personas no fumadoras de los Estados Unidos, aquellas expuestas al humo del tabaco ambiental tenían más probabilidades de padecer enfermedades periodontales que aquellas que no lo estaban9.

Diez años más tarde, la misma publicación recogía un nuevo estudio que demostraba que la exposición pasiva al humo del tabaco durante 1 a 25 horas semanales incrementaba el riesgo de periodontitis grave en un 29%10.

Una revisión sistémica de 2014 que incluía 13 estudios (9 clínicos y 4 in vitro) llegó a la conclusión que el humo del tabaco ambiental pone en peligro la salud oral y sistémica de los no fumadores e incrementa la síntesis de citocinas proinflamatorias en los tejidos periodontales; de ahí que los biomarcadores de inflamación se muestren elevados en la saliva de los pacientes expuestos a dicho humo y que la expresión de las proteínas inflamatorias en el líquido crevicular gingival esté aumentada. Sin embargo, desde el punto de vista clínico, concluía que el impacto de la exposición al humo del tabaco ambiental sobre la salud periodontal seguía siendo discutible y requería más investigaciones11.

Recientemente, el Journal of Periodontology ha publicado los resultados de un estudio transversal que deduce que el humo del tabaco ambiental aumenta el riesgo individual de padecer periodontitis y que la probabilidad de desarrollar enfermedad periodontal se incrementa en un 28% en las personas expuestas al humo en comparación con las que no lo están12.

Por todo ello, resulta evidente que reducir el número de fumadores pasivos será fundamental no sólo para prevenir patologías sistémicas de distinta gravedad, sino para evitar la aparición de problemas bucodentales, sobre todo en las poblaciones especialmente vulnerables.

Bibliografía

  1. Council Recommendation of 30 November 2009 on smoke-free environments. Official Journal of the European Union 2009; C296/4.
  2. Report on the implementation of the Council Recommendation of 30 November 2009 on smoke-free environments (2009/C 296/02).
  3. Yadav R, Deo V, Kumar P, Heda A. Influence of environmental tobacco smoke on gingival pigmentation in schoolchildren. Oral Health Prev Dent 2015; 13(5):407-410.
  4. Sridharan S, Ganiger K, Satyanarayana A, Rahul A, Shetty S. Effect of environmental tobacco smoke from smoker parents on gingival pigmentation in children and young adults: a cross-sectional study. J Periodontol 2011; 82(7):956-962.
  5. Carbajosa García S, Llena Puy C. El humo del tabaco y su asociación con la caries dental en niños y niñas de 10 a 15 años atendidos en la Unidad de odontología del Departamento 9 de la Comunidad Valenciana. Rev Esp Salud Pública 2011; 85(2):217-225.
  6. Shenkin JD, Broffitt B, Levy SM, Warren JJ. The association between environmental tobacco smoke and primary tooth caries. J Public Health Dent 2004; 64(3):184-186.
  7. Mio T, Romberger DJ, Thompson AB, Robbins RA, Heires A, Rennard SI. Cigarette smoke induces interleukin-8 release from human bronchial epithelial cells. Am J Respir Crit Care Med 1997; 155(5):1770-1776.
  8. Johnson GK, Guthmiller JM. The impact of cigarette smoking on periodontal disease and treatment. Periodontol 2000 2007; 44(1):178-194.
  9. Arbes SJ Jr, Agústsdóttir H, Slade GD. Environmental tobacco smoke and periodontal disease in the United States. Am J Public Health 2001; 91(2):253-257.
  10. Sanders AE, Slade GD, Beck JD, Agústsdóttir H. Secondhand smoke and periodontal disease: atherosclerosis risk in communities study. Am J Public Health 2011; 101(Suppl. 1):S339-S346.
  11. Javed F, Bashir Ahmed H, Romanos GE. Association between environmental tobacco smoke and periodontal disease: a systematic review. Environ Res 2014; 133:117-122.
  12. Sutton JD, Salas Martinez ML, Gerkovich MM. Environmental tobacco smoke and periodontitis in US non-smokers, 2009 to 2012. J Periodontol 2017; 7:1-14.
enfermedad periodontal fumador pasivo Periodoncia periodontitis tabaco y salud bucal

Más información profesional:
DENTAID Expertise
DENTAID Profesional

Una iniciativa de
Perio·Aid

Cerrar
Banner
¿QUIERES SUSCRIBIRTE?  
Todas las novedades en Periodoncia
mensualmente en tu email.
  • *
  • *
  • *
  • *
  • Elige tu/s especialidad/es:

(*) Campos obligatorios